Hablamos de una de las lesiones más comunes en corredores: el Síndrome de la cintilla iliotibial o Rodilla de corredor

Un síndrome importante en el mundo del deporte es el síndrome de la banda o cintilla iliotibial, una lesión que contribuye del 24% al 28% del total de las lesiones causadas en deportes como el atletismo, siendo más frecuente en mujeres. Es sumamente común en los atletas y fondistas con entrenamientos que requieren largas distancias, esta lesión limita mucho su capacidad de rodar y se prolonga en el tiempo, lo que puede ser una de las lesiones más debilitantes para un corredor, llegando a ser tan dolorosa que imposibilite el trabajo de entrenamiento del atleta.

La cintilla iliotibial es una banda tensResultado de imagena originada en la cadera, desde el músculo Tensor de la Fascia Lata (TFL) e insertada en el cóndilo lateral del fémur, o lo que es lo mismo, en la parte externa de la rodilla. La lesión se produce cuando se tensiona la banda, provocando que en su paso por la rodilla roce con la bursa y el fémur y cause una fricción que provocará un dolor intenso.

Esta estructura participa en los movimientos de flexión y extensión de la rodilla, movimiento que se repite de forma constante a la hora del trote, por eso se encuentra entre las lesiones más comunes en el mundo del deporte, especialmente en corredores

 

¿Qué tipo de dolor caracteriza esta lesión?

El corredor acostumbra a experimentar una sensación de dolor punzante en la zona de la rodilla, concretamente en el exterior de la misma o por debajo de la rótula. Este dolor deberá ser tratado al menor síntoma para prevenir una lesión mayor.

El mismo dolor suele aparecer de forma gradual, limitando el tiempo de carrera y haciéndose patente durante la misma, especialmente en terrenos donde hay desniveles, tanto ascensos como descensos, y acostumbra a empeorar si se incrementa la zancada. También puede producirse en estático, estando sentado con las piernas dobladas e incluso al mover la rótula.

Además de este dolor pueden producirse más síntomas como una inflamación de la bursa de la rodilla (bursitis) o un hematoma.

¿Por qué viene dada su aparición?

Podemos distinguir varias causas ya que son varios los factores que se unen para provocar su aparición.

Una de las más comunes es el entrenamiento repetitivo, especialmente sobre terrenos duros y superficies inclinadas, ya que supondrá la carga excesiva e inadecuada sobre la articulación de la rodilla, esto empeora si encima hay una utilización de calzado inadecuado.

También podemos ver que la rodilla de corredor o el acortamiento subyacente del sistema que abarca el tendón puede venir dado por una deficiencia biomecánica, ya puede ser por una mala técnica de carrera acogida, piernas con el genotipo varo/valgo excesivo, por problemática de pie o cadera, o por desequilibrios musculares, entre muchos otros casos. Estas pequeñas anomalías anatómicas y biomecánicas que no suponen una gran importancia a la hora de caminar pueden provocar la aparición de lesiones si pasamos a un terreno de carrera durante los entrenamientos

¿Qué podemos hacer al respeto?

Así como en miles de lesiones relacionadas con el deporte, el tratamiento de la cintilla iliotibial debe ser antes que nada de carácter preventivo. No obstante, una vez se ha instaurado tal lesión debemos tratarla en profundidad con el fin de evitar recaídas.

Debido a que el Síndrome de la cintilla iliotibial es una lesión de uso repetitivo, lo primero que se deberá hacer es descansar la rodilla, por lo que será necesario variar el ritmo habitual, es decir, reducir las cargas de entrenamiento, lo que nos será vital para recuperarnos de una rodilla de corredor.

El tratamiento es efectivo si se instaura pronto y debe prolongarse hasta la desaparición total de las molestias, por lo que será de suma importancia corregir los factores que han provocado la lesión, eliminando el factor desencadenante del problema como sería corregir una mala acogida de la técnica de carrera propia mediante un análisis biomecánico para definir, de la misma manera, si hay necesidad de usar plantillas, cambiar de calzado o cambiar el terreno por el que se corre.  Será importante no cargar la rodilla de forma inadecuada o excesiva. Si no se toman estas precauciones se correrá el riesgo de que la lesión se haga crónica.

En la rodilla del corredor la evolución y el pronóstico dependen mucho del comportamiento y la actitud de la persona afectada, siendo clave para una óptima y eficaz recuperación.



Así pues, si tiene una ligera sospecha de sufrir esta dolencia acuda a nuestra consulta, nosotros le realizaremos una correcta exploración, diagnóstico y tratamiento.

En nuestro centro tratamos frecuentemente con distintas lesiones provocadas por el deporte, en las que se incluye el síndrome de la cintilla iliotibial. Disponemos de un amplio abanico de técnicas de fisioterapia para su óptima recuperación y vuelta a la vida deportiva a la que tanto desea regresar y, si lo requiere, le podemos ofrecer la realización de un estudio biomecánico para discernir la causa de lesión.

 

Para más información o cualquier duda puede consultarnos cuando convenga.

Por teléfono, llamando al 937127555

Por mail, info@ferran-espejo.com

O en nuestra consulta física, Centre Osteopatia i Salut Ferran Espejo

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s