¿Lumbalgia por acortamiento de isquiotibiales?

El dolor en la zona lumbar de nuestra espalda es un problema de salud muy frecuente que puede darse por diversos factores. Según varios artículos, aproximadamente un 80% de los adultos sufren al menos un episodio de lumbalgia al largo de sus vidas, y aproximadamente un 10% de éstos cronificarán tal condición.

Si hablamos de la morfología de la espalda, cuando la curvatura de la columna lumbar –o lordosis- se encuentra alterada, nos encontramos con una situación de riesgo, la cual puede ser precursora de lesiones como las compresiones discales, protusiones y hernias, entre mucpelvis.pnghas otras. Esta modificación de la curvatura fisiológica de la columna puede provenir de diferentes variables, ya sean alteraciones mecánicas de las estructuras vertebrales de la misma o una problemática en la musculatura comprendida en la región posterior de nuestro cuerpo.


Así pues, considerando la cantidad de estructuras que intrincan e interconectan la zona inferior de la espalda, ya sean nuestras partes blandas, raíces nerviosas, articulaciones complejas y discos intervertebrales, una alteración o problema de cualquiera de ellas puede causar la lumbalgia e incluso irradiar dolor hacia otras partes del cuerpo.

Entonces, teniendo en cuenta que toda nuestra cadena posterior se encuentra relacionada, pasamos a hablar de la musculatura isquiotibial, altamente  vinculada al dolor de espalda.

Lo isquiotibiales son una serie de músculos situados en la parte posterior del muslo que van desde el isquion hasta la rodilla por su parte posterior. Su función principal es flexionar la rodilla y extender la cadera.

La cuestión principal de su importancia radica en el hecho de que estos músculos al estar anclados a una tuberosidad ósea de la pelvis tiran de la pierna para flexionar la rodilla.  Asimismo, al tener acción sobre la pelvis también tiene acción sobre la columna vertebral ya que se encuentran unidas y se continúan una con la otra.

El principal problema viene cuando esta musculatura es más corta de lo habitual. Este acortamiento lo solemos llamar retracción de isquiotibiales, lo qu333.jpge se define como una disminución de la extensibilidad de los mismos y se relaciona con un aumento de la rigidez pasiva durante el movimiento. Se suele asociar, pues, a una restricción mecánica que nos variará la morfología o la estructura postural de nuestra columna, derivando en el tan conocido dolor lumbar.

Esta minoración en su extensibilidad suele tener como origen una base postural o refleja. Cuando andamos, corremos o realizamos cualquier tipo de ejercicio con nuestra extremidad inferior teniendo ya un acortamiento isquiotibial, estamos tirando de su inserción proximal –isquion-, forzando pues una báscula hacia posterior de la pelvis. Esto produce una retroversión que conlleva que tanto el sacro como la columna lumbar modifiquen su posición, originando una rectificación lumbar.

Ya que el acortamiento de isquiotibiales va muy relacionado con el mundo del deporte, en los corredores, esta retracción no sólo va a ser precursora de molestias en la misma cadena posterior, sino que también afectará de manera directa al rendimiento del corredor ya que no permitirá llegar a un paso o zancada óptima.

Una vez encontrada el origen de nuestra lumbalgia, ¿qué debemos hacer al respeto?

Evidentemente tendremos que abordar la causa lesiva de la condición por lo que un programa de tratamiento fisioterapéutico es lo más adecuado.

A partir de una valoración y un estudio biomecánico corroboraremos que estamos ante un síndrome de isquiotibiales cortos y no otra patología de sintomatología similar.

Con la óptima utilización de las técnicas en fisioterapia trataremos la tensión muscular encontrada en la cadena posterior ya que es el primer paso para poder normalizar tanto las extremidades inferiores como la cadera y la columna lumbar, también realizaremos una sesión de estiramientos, no solo de los isquiotibiales en sí, sino que también hemos de tener en cuenta la musculatura de la cadera y de la parte baja de la espalda.

Dado que el acortamiento de isquiotibiales cambia la estática de la cadera y de las lumbares, será de utilidad normalizar éstas con movilizaciones articulares, y si se precisa, normalizaciones a partir de sesiones de osteopatía para estabilizar el conjunto de la cadera ya que en ella es donde se originan los músculos a tratar.

Teniendo en cuenta el origen del acortamiento de isquiotibiales, será necesario dar advertencias sobre la persistencia de la lesión, y, a la vez un seguido de pautas para su prevención ya sea en el deporte o en las actividades cuotidianas de cada uno.



Si sufre de dolor lumbar ya sea por una alteración mecánica vertebral o por una problemática muscular  y quiere ponerle fin puede contactar con nosotros.

En nuestro centro le ofrecemos toda la información necesaria así como la realización de un tratamiento individualizado tanto en fisioterápia como en osteopatía y, si lo requiere, le realizaremos un estudio biomecánico completo para descartar otras alteraciones lesionales así como prevenir cualquier lesión que le esté comprometiendo la práctica deportiva.

Puede concertar cita al 937127555

Enviando un mail a info@ferran-espejo.com

O visitándonos en nuestra clínica  Centre Osteopatia i Salut Ferran Espejo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s