¿Por qué el Movimiento Lento construye la Coordinación?

Según el escritor y terapeuta del movimiento Todd Hargrove, existen excelentes motivos para usar el movimiento lento y suave como un medio para desarrollar la coordinación. Probablemente la razón más interesante se basa en un principio llamado la regla de Weber Fechner.

La regla de Weber Fechner describe la relación entre la magnitud de un estímulo particular y la capacidad del cerebro para detectar diferencias en la cantidad del estímulo. La regla básica es que a medida que aumenta el estímulo, disminuye la capacidad de diferenciar la cantidad del estímulo.

law

Vamos a verlo más fácilmente a través de un ejemplo: imagina que estás en una habitación oscura con solo una vela encendida. Será muy fácil detectar la diferencia cuando se enciende una vela adicional. Pero si estás en una sala con doscientas velas, no tendrás ni idea de cuándo se enciende una vela adicional.

Esta regla funciona para todas las variedades de percepción sensorial, incluidas las sensaciones de esfuerzo muscular.

Y… ¿Por qué nos interesa esto?

Bien, porque si deseas que tu movimiento sea más eficiente, debes saber cuándo estás trabajando de forma excesiva. Si moderas la velocidad de movimiento y de ese modo aumentas tu capacidad de percibir las diferencias en el nivel de esfuerzo muscular, aumentas la capacidad del cerebro para detectar y corregir cualquier exceso potencial y de esfuerzo innecesario.

También sabemos que el movimiento preciso depende de un buen mapa propioceptivo. Cuando hablamos de mapa nos referimos a las áreas físicas del cerebro responsables de controlar y detectar el movimiento en cada parte del cuerpo. Estas áreas del cerebro o “mapas” desarrollan sus vínculos neuronales en respuesta a la práctica física y la retroalimentación sensorial que se produce como resultado.

Así que, por ejemplo, si practicas el piano durante años, la parte de tu cerebro que detecta y controla el movimiento de tus dedos comenzará a cablearse de forma más intrincada y eficiente, e incluso crecerá. 

Aplicando, una vez más, la regla de Weber Fechner, sabemos que el movimiento suave conduce a una percepción más precisa y discriminatoria de la mecánica del movimiento. En otras palabras, hay información más detallada y refinada disponible para que el cerebro construya el mapa de movimiento. El mapa se vuelve más claro con mayor resolución.

4-running1

Por lo tanto, un movimiento lento y suave hará que su mapa de movimiento sea más claro, pero no sólo eso, también ayudará a que sea más amplio, cubriendo más territorio, ya que el movimiento lento es la mejor manera de explorar nuevos territorios del mismo.

Además, tu sistema nervioso central (SNC) se encuentra frecuentemente amenazado por nuevos movimientos o movimientos que no se han realizado durante X tiempo, por lo que no te dejará ir allí a menos que vayas lento y de forma cautelosa.

El mapa de movimiento de tu cerebro comienza a cambiar con el envejecimiento. Las áreas consideradas seguras y “familiares” se vuelven cada vez más pequeñas, mientras que los territorios desconocidos se hacen mayores.

Esta regla se aplica no sólo a movimientos difíciles y potencialmente peligrosos, como una voltereta hacia atrás. También se aplica a los movimientos cotidianos, como simplemente girar la cabeza para mirar hacia atrás o hacer una sentadilla completa. A medida que envejeces, es probable que utilices cada vez menos estas posibilidades de movimiento hasta que te quedes atrapado en un rango estrecho de opciones.

Si slowquieres encontrar este lugar y volver a integrar ese movimiento, necesitarás hacerlo despacio y con atención, porque cualquier movimiento rápido activará la forma habitual de moverse y saltará sobre él. A parte, al no haber realizado nunca o en un largo periodo de tiempo tal movimiento, probablemente los tejidos blandos relacionados con esa zona pueden estar rígidos, por lo que querrás y necesitarás ir despacio.

Otra razón para moverse de forma lenta y suave es permitirse tiempo para acercarse al movimiento de una manera exploratoria y curiosa, y poner una gran cantidad de atención a los detalles sutiles del movimiento. Volverse más coordinado es esencialmente una cuestión de volver a cablear los circuitos neuronales que controlan tal movimiento, un proceso llamado “neuroplasticidad”.

La neuroplasticidad es básicamente la capacidad del cerebro para cambiar y adaptarse. Según Michael Merzenich y otros neurocientíficos, la atención y la conciencia son precondiciones principales para que ocurra la neuroplasticidad. En otras palabras, es mucho más probable que tu cerebro mejore en una determinada actividad si prestas mucha atención mientras lo haces. El movimiento lento puede ayudar a tu capacidad de prestar atención a exactamente lo que está haciendo cuando lo estás haciendo.

Una gran cantidad de atletas de élite, músicos y artistas marciales han utilizado la práctica de cámara lenta como un medio para desarrollar sus habilidades. Probablemente Tiger Woods usó la práctica de cámara lenta también para su juego de golf.

 

Por supuesto, en algún momento tendrás que acelerar las cosas para utilizar tus habilidades en una aplicación más real y funcional, pero debe quedar claro que el movimiento lento presenta ventajas enormes que no están presentes en ninguna otra forma de práctica.


Para más información puedes pedirnos cita en nuestra clínica de Fisioterapia y Osteopatía en Sabadell en el siguiente enlace: Fisioterapia Osteopatía Ferran Espejo

También puedes llamarnos al 937127555

enviar un mail a info@ferran-espejo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s